El Vaticano es especialista en mirar para otro lado, cuando no le interesa complicarse la vida

Posted on 10-enero-2019 by areopago

Cuando hablamos del Vaticano no nos referimos, necesariamente, al Papa. Hay tantos intrínculis y recovecos en el Vaticano, tanto en el sentido Físico, como, sobre todo, de Institución, que no podemos ni imaginar que el Papa esté ocupado en todas y cada una de las aventuras, que son centenas al día, que suceden en toda la Iglesia. Además, el Vaticano tiene varias facetas. Si nos fijamos en dos de ellas, ambas importantes, pero bien delimitadas y definidas, diremos que el Vaticano es, al mismo tiempo, uno de los casi doscientos Estados, como unidades políticas, que hay en el mundo, y, por otra parte, es el centro desde donde se dirige y gobierna, veces con mano de hierro, el conjunto de la Iglesia que, para entendernos, depende de Roma. Pues bien, hace unos días, el cinco de este mes de enero, el recientemente nombrado portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti, afirmó: “Sobre el traslado de los restos de Franco original de Gimnasio Trg Adidas Detalles Climalite Camiseta título Core hombre ver Cuello Correr Redondo Top Negro Fútbol para jMpLGzqUVSno tengo nada que agregar con respecto a lo ya afirmado por la Santa Sede, o sea, que el asunto concierne a su familia, al Gobierno español y a la Iglesia local”. Sobre el asunto se había pronunciado, con motivo de la visita de la vicepresidenta  Carmen Calvo Poyato , El secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin, que había sido lo suficientemente ambiguo como para entender lo que interesaba a cada uno de los comentaristas, algo, por otra parte, muy común en el Vaticano.

A mí, desde luego, no me convence esta explicación, no me parece acertada la apreciación de la Santa Sede. Ésta, como sabemos, firmó el famoso concordato con el Gobierno de Francisco Franco, allá por el  año 1953, que dio el respaldo internacional que Franco  buscaba desde el fin de la guerra civil para su régimen dictatorial. No se trata, pues, de un ciudadano cualquiera e inexpresivo de un  país mayoritariamente católico, sino de un dictador que pretendió, y lo consiguió, por lo menos a nivel interno de España, que su golpe militar, que causó una tremenda guerra entre hermanos, fuese considerado una Cruzada de salvación de las “esencias cristianas patrias”, y así lo presentaron nuestros obispos, hasta llegar al demencial comportamiento, verdaderamente sacrílego, de conducir bajo palio al Dictador a la entrada del templo, para la participar de una celebración sacramental. El referido Concordato ayudó a Franco, y a sus admiradores obispos, a montar esa Cruzada redentora, que durante el pontificado de Pío XII tuvo carta de ciudadanía.

Gracias a Dios, por lo menos en el sentir de muchos creyentes, que tanto Juan XXIII, como Paulo VI, se negaron a aceptar el que ya era un hecho consumado, e hicieron ver de manera directa e indirecta, como, por ejemplo, frenando las causas de beatificación-canonización, que recaían siempre en miembros que, no por casualidad, pertenecían siempre a la misma parte contendiente. El régimen franquista no se entendió bien con estos dos grandes papas del siglo XX, y hasta puso obstáculos a la publicación de la encíclica “Populorum Progresio“, que solo resultó fácil encontrar en la publicación eclesiástica “Eclesia”. Es decir, la relación Franco-Vaticano no fue, exactamente, un dulce camino de rosas, para que ahora algunos de sus más altos curiales miren para otro lado, y aseguren que se trata de un asunto interno del Gobierno español, de la Iglesia que vive y cree en España, y de la familia del dictador.

Ya se inhibió, y miró para otro lado, la más alta esfera de la Iglesia, tan alta que denominamos Santa Sede, cuando podría, y no me atrevo decir ¡debería!, porque a pesar de la dureza de mi crítica siempre pienso en el respeto y obediencia que se merecen “los ungidos del Señor”, como dice el Antiguo Testamento (AT), no por sí mismos, sino por la misión que han recibido del Señor. Ahora bien, hemos aprendido, y en este blog lo he recordado a menudo, del Nuevo Testamento, como la corrección fraterna se realizaba sin falsos pudores discretos, para que nadie se enterase, sino con una buna mezcla de amor fraterno y firmeza, para que quedase claro el desvío que se hubiera producido de los valores evangélicos. Por eso los evangelistas ponen en boca de Jesús la terrible diatriba que lanzó a Pedro, “apártate de mi, Satanás, porque (en este asunto) no piensas como Dios sino como los hombres”, y los escritores de los Hechos de los Apóstoles y de las cartas no ocultan su diferencias, o la bronca de Pablo a Pedro por la cobardía e hipocresía, puntuales, sí, de éste. Y “el mirar para otro ladoOriginal skate etiqueta de para Nuevo Adidas QUESTAR modelo Neo hombre zapatillas DRIVE F1lKTc3J” al que me refiero ahora se trata de la vergüenza que supuso, y supone todavía para el episcopado español, es decir, para la Iglesia en España, la tremenda y nefasta imagen del tirano entrando bajo palio en los templos. Los representantes de los obispos, en la famosa Asamblea conjunta, promovida por el cardenal Tarancón, intentaron, suavemente, pedir perdón, por ese y otros motivos al católico pueblo español, pero a muchos, esa postura coherente y cristiana, no les gustó, a causa de su ideología socio-política. Pero, ¿para cuándo la petición de perdón del Vaticano, a la Iglesia española, por haber tolerado, con un silencio atronador, el agravio sacrílego perpetrado por sus obispos en su penosa sumisión al dictador, tratándolo como a “un ungido del Señor“?

Y queda todavía otro argumento decisivo. Como comenté en la entrada de este blog, del día 03/11/18, titulado “¿Qué la Iglesia no tiene nada que decir de la inhumación de los restos de Franco?, a la Santa Sede, como último garante de que el CIC (Codex Iuris Canonici, “Código de Derecho Canónico”) se cumpla en toda la Iglesia, le correspondería intervenir para que la cripta de la Catedral de la Almudena cumpla el canon c. 1242: “No deben enterrarse cadáveres en las iglesias, a no ser que se trate del Romano Pontífice o de sepultar en su propia iglesia a los Cardenales o a los Obispos diocesanos, incluso «eméritos». También comenté en ese artículo que suponía que la Santa Sede habría dado, por los años noventa, la pertinente licencia para que la cripta de la Almudena se financiase con la venta de capillas mortuorias, como excepción a lo ordenado en al citado canon. Considerando todos estos datos, ¿cómo puede afirmar el portavoz vaticano que a la Santa sede no le corresponde intervenir en la exhumación-inhumación de los restos de Franco?

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  

 

Tags: General // 1 Comentario »

Un bello, y evangélico gesto, del papa Francisco

Posted on 18-febrero-2019 by areopago
Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx

(Reprimenda pública del papa Juan pablo II al poeta-clérigo-político nicaragüense Ernesto Cardenal).

Me refiero al que ha tenido con el teólogo, poeta, político, y fiel y piadoso presbítero -cura- trapense, Ernesto Cardenal. Después de celebrar mis bodas de oro de presbítero, y a mis setenta y siete años, he aprendido, por fin, a poner en la nevera las loas y ditirambos con los que, algunos palmeros, halagan a grandes jerarcas de la Iglesia, como a Juan Pablo II, o al cardenal, y después papa Benedicto XVI, Josef Ratzinger,  sin referirse, ni informar, de sus errores e injusticias, como las que ejercieron los dos personajes con el hombre de Dios y de la Iglesia, Ernesto Cardenal.

(Discúlpenme un pequeño inciso: ya he escrito varias veces por qué no me gusta ni la palabra ni el concepto “sacerdote”, aplicado a los ministros del culto cristianos. Resumo mi argumento, pero hay más: en todo el Nuevo Testamento, NT, no hay un solo texto en el que así se denomine a un cristiano, ni en la Iglesia primitiva, hasta el siglo IV, después del edicto de Milán. Sacerdote, único y eterno, Jesucristo, según el rito de Melquisedec, que era incruento. No sé, por eso, el ahínco con el que algunos insisten en la expresión “El Santo Sacrificio de la Misa“, que no estaría mal, y sería adecuado, si en lugar de referirse al Calvario, lo hicieran a los signos sacramentales del pan y del vino, perfectamente apropiados a Melquisedec).

Todos saben el tremendo, poco caritativo, y nada evangélico gesto, con el que el papa obsequió al cisterciense, que es lo mismo que trapense, Cardenal, siendo éste ministro de Cultura del Gobierno de la Nicaragua revolucionaria (1979-1988) y ferviente defensor de la teología de la liberación latinoamericana: arrodillándose el clérigo nicaragüense ante el Papa para recibir su bendición, el Papa se la negó, y lo señaló con el dedo índice acusador ante las cámaras de televisión del mundo entero. Era una calurosa tarde de marzo del año 1983. Es sobradamente conocida la aversión que el papa Wojtyla sentía hacia el comunismo, o hacia cualquier síntoma o recuerdo de socialismo, más el político que el sociológico, aunque éste también. Poco después de esa escena, el periodista americano Blase Bonpane escribió una carta abierta al papa, diciéndole que “era un escándalo lo que había hecho conmigo, y que me debía pedir perdón públicamente”. Y le reclamó “que al mismo tiempo que a mí se me hubiera hecho ese rechazo en Nicaragua, en El Salvador se hubiera abrazado con el asesino de Monseñor Romero”.

Mucha gente tiene la impresión de que el papa polaco era mucho más amigo, y se sentía mejor, con el Capitalismo que con el comunismo. Pero es prudente y esclarecedor informar de que ambos sistemas socio-económicos fueron condenados por el papa Pío XI. Todas esas reacciones, bastante viscerales, son debidas a lo que vivió y aprendió en su Polonia natal. Por eso afirma el propio Ernesto Cardenal que lo que más molestaba a Juan Pablo II de la revolución nicaragüense es que, a diferencia del régimen polaco, no persiguiera a la Iglesia, y que, por eso mismo, las repetidas alusiones papales a Polonia en su viaje a Nicaragua eran injustificadas.

A esa injusticia ha venido a poner término el papa argentino. Por eso pienso que es el levantamiento de esa injusta, desproporcionada, y, ¡digámoslo claramente!, antievangélica sanción es un motivo de gozo, de alegría, y de reconocimiento a los comportamientos que, inspirados en el Evangelio, dan razón a la honradez y coherencia de los verdaderos cristianos.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

Tags: General // Añadir Comentario »

Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx

Crónica de un encuentro

Posted on 15-febrero-2019 by areopago

Como ya expliqué en otra ocasión, la parroquia de la que era párroco ha cambiado de status, y desde el 1º de octubre pasado es un centro de pastoral matrimonial-familiar, de nombre “Hogar de la Misericordia”. Pues bien, este centro ha tenido hoy una visita de alta alcurnia, en la persona del señor arzobispo, el cardenal D. Carlos Osoro Sierra, que ha estado con los curas de nuestra Vicaría IV, y me gustaría compartir con mis lectores los detalles del encuentro que nuestro obispo nos ha regalado.

Oración en el Templo. A las 12,00 hs. hemos comenzado la jornada, con el rezo de la hora minor. Lo único reseñable ha sido que D. Carlos ha cambiado la lectura breve que correspondía a la hora, conocida en nuestro argot como lectio brevis, por la lectura del Evangelio de hoy, viernes de la 5ª semana del tiempo ordinario, Mc 7, 31-37:

 Se marchó de la región de Tiro y vino de nuevo, por Sidón, al mar de Galilea, atravesando la Decápolis. Le presentan un sordo que, además, hablaba con dificultad, y le ruegan imponga la mano sobre él. El, apartándole de la gente, a solas, le metió sus dedos en los oídos y con su saliva le tocó la lengua. Y, levantando los ojos al cielo, dio un gemido, y le dijo: «Effatá», que quiere decir: «¡Abrete!» Se abrieron sus oídos y, al instante, se soltó la atadura de su lengua y hablaba correctamente. Jesús les mandó que a nadie se lo contaran. Pero cuanto más se lo prohibía, tanto más ellos lo publicaban. Y se maravillaban sobremanera y decían «Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos.» (Mc 7, 31-37)

El comentario del señor arzobispo ha sido provechoso, me ha gustado. Ha insistido en dos puntos que me interesan mucho: em primer lugar, en

la curación del sordomudo, lo que afianza mi idea, que suelo repetir mucho, de que ni Jesús, en particular, ni el Nuevo Testamento (NT), en general, menciona nunca esa expresión tan repetida, y del agrado de los clérigos, de la “salvación de las almas”, Jesús se preocupa del bienestar, y de dar sentido, a la vida de las personas, y los aspectos corporales de éstas son los más visibles y constatables, así que una de las tareas más frecuentes y repetidas del Señor consistió en curar a enfermos, limpiar leprosos, liberar poseídos diabólicos, y dar de alimentar, eventualmente, y en caso de necesidad, a sus oyentes. Y, en segundo lugar, ha destacado el profundo simbolismo del objeto de la curación del sordomudo: le abre los oídos,- para que oiga la Palabra-, y le suelta la lengua, para que proclame las maravillas del profeta de Nazaret, que «todo lo ha hecho bien”. Dos actitudes esenciales en la Evangelización, que exige, antes de hablar y proclamar, escuchar intensa, y claramente, la Palabra de Dios.

Charla en la sala de reuniones. 1º), el tema de Caritas, (y la difícil respuesta de los parroquianos a la exigencia de la evangelización: 2º) El tema de los emigrantes; 3º), la incongruencia y la dificultad para una vivienda digna; 4º), el agobio del trabajo burocrático. Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx

La dinámica de esta parte de la conferencia-coloquio consistió en que alguien de la asamblea, normalmente representado a cada uno de los arciprestazgos, hacía una pregunta, y el cardenal respondía. Los temas presentados por los correspondientes interrogadores fueron los que he señalado más arriba, y que paso a detallar.

Caritas. La pregunta discurría por el siguiente derrotero: tenemos la impresión de que perdemos el tiempo con los parches concretos para necesidades urgentes, y evidentes, como dar de comer ante el hambre de familias enteras, si no conseguimos un desarrollo y una capacitación más sostenibles. Algo así como el proverbio chino, “No des pescado a nadie, sino enséñales a pescar”. La respuesta del Osoro fue la que hoy es constante en los cuadros directivos de Caritas, justo en el sentido de la pregunta. En nuestra ex parroquia de Nª Sª de la Piedad nos decían lo mismo, y nosotros respondíamos que para enseñar a pescar, y otras muchas cosas, la organización de Cáritas no está capacitada, porque incluye la solución de ese problema incluyo muchos aspectos que no abarca, como: cursos que preparen de verdad a las personas para un trabajo, y no solo un paripé de aprendizaje de leer y escribir del tipo “tente mientras cobro”, entre otras cosas porque no se cobra, es decir, falta financiamiento; faltan profesores y especialistas en preparación pre laboral casi inmediata; faltan recursos técnicos e instalaciones adecuadas, etc., etc. Resumiendo, el ideal, más que ideal, utopía, de los dirigentes de Caritas, el único que lo puede asumir es el Estado. Mientras que mover a la comunidad parroquial a preparar una estructura segura y estable de alimentación de tanto necesitado de la misma es algo claramente posible, realizable, y no creador de frustraciones, además de que actúa de signo pedagógico para tener siempre presentes a los más necesitados, algo inherente al ADN de la Iglesia.

2º, el tema de los inmigrantes. El cura que pregunta índice, sobre todo, en la cantidad de inmigrantes de nuestra Vicaría, que parece sobrepasa ampliamente a la media de otros barrios de Madrid. La mayoría de estos inmigrantes en nuestra zona es de latinos, hispanos, que los llaman en EE.UU. Y, aunque parezca mentira, la pregunta insinúa también que la integración, si no total, algo realmente difícil, tampoco puede calificarse de alto nivel. La respuesta de nuestro arzobispo Carlos es bastante clara y coherente: España, y podemos afirmar que también Europa, es fruto de la inmigración de una amplia, y variada, colección de pueblos diversos y variopintos. Así como la figura de los forasteros en la Biblia, a los que hay que cuidar bien, “porque forasteros fuisteis en las tierras de Egipto”, es recurrente, así como la hospitalidad de los pueblos semitas es proverbial, como lo fue la nuestra, española y cristiana, algo que se está perdiendo.

3º, la incongruencia evangélica, y la dificultad social de muchos conciudadanos para obtener una vivienda digna. Esta pregunta está relacionada con las dos anteriores, con Cáritas, y con el  problema de la inmigración. La incongruencia evangélica radia en que en una sociedad que se jazta de ser muy católica, -pero que acaba por admitir que es poco cristiana-, plantea gravísimos problemas, proporcionalmente, bastante más acusados que en el resto de Europa, para cumplir la exigencia del artículo 47 de la Constitución española que declara derecho fundamental el disponer de una vivienda digna. Pero la defensa y promoción de ese derecho tan claramente proclamado por la Constitución no aparece, ni se ve tan claramente. De ahí, la dificultad que vemos en el cumplimiento de este mandato constitucional, que vemos conculcado  en los precios abusivos para poder adquirir la propiedad de una vivienda, o de gozar de un alquiler que no resulte abusivo. El cardenal, hizo aquí una firme, y dura denuncia, diría yo, de las políticas del Estado hacia la vivienda, ya que, según la información que nos facilitó, no habría gastado ni un euro para ese fin en los últimos Gobiernos, de cualquier signo que hayan sido. En este momento, yo intervine, para alabar la denuncia que acababa de realizar, y, para preguntarle si ese escenario de una reunión de curas era el mejor fórum para presentar esa denuncia, y nos sería más útil y productiva una declaración oficial y solemne no e jun obispos o dos, sino de toda la Conferencia Episcopal Española, (CEE), como han hecho las correspondientes CEs de Alemania, Reino Unido, Holanda, EE.UU., Brasil, entre otras muchas. En este momento el arzobispo recordó la respuesta del Papa a un periodista español, que le preguntó si no pensaba venir a España, a los que Francisco respondió, “Espero que ellos (¿los obispos?) se pongan de acuerdo.” Con lo que parece dio  entender, y esto es una información valiosísima, que  los obispos, al estar divididos en lo eclesiástico, con muy diferente aprecio y aceptación del papa Francisco, y también en los temas político y social, no tienen suficiente autoridad y credibilidad para este tipo de denuncias al Gobierno central de la nación.

4º, el agobio del trabajo burocrático. El último representante arciprestal preguntó, ante los desafíos pastorales, y las tareas urgentes de evangelización, cómo los curas de hoy pueden atender también a los encargos que les llegan desde la curia diocesana para atender los requisitos, cada vez más exigentes e inaplazables, de la burocracia, más y más exhaustiva y global cada día. La respuesta arzobispal ha sido, como tantas, para salir del paso, que ellos, los obispos, también se ven agobiados por los reclamos que la propia administración pública obliga, en un proceso sin fin, a las diversas corporaciones que, por su dimensión, historia e idiosincrasia, mueven mucho dinero, y atienden a muchas personas o a otras instituciones sufragáneas. Siempre oímos lo mismo, lo pesada, difícil, pero irrenunciable, que es la administración de las diócesis, y de los diversos estamentos del mundo clerical. Todavía recuerdo el enfado que provocó en un arzobispo de una arquidiócesis del Estado de Sâo Paulo, Brasil, mi observación, ante  su negativa a participar de una celebración litúrgica interesante, con la disculpa de la complejidad de su agenda, por la gravedad del trabajo de la administración diocesana, al decirle yo tan serio, “sí, pero recuerda que, en el día del juicio, no te juzgarán por tu desempeño en la administración de la diócesis, sino por tu trabajo pastoral hacia tus fieles“. Reconozco que fui un tanto atrevido e inconveniente, pero es verdad que siento una especie de penosa e incómoda impotencia ante la actitud de la jerarquía de la Iglesia, que no se atreve, o no quiere, o no sabe, salir del mundo clerical para atender tareas no directamente relacionadas con el Sacramento del  Orden, que podrían, perfectamente, ser realizadas por laicos. Y esto a nivel de las curias diocesanas, y de la curia vaticana.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

  

             

(Seguiré mañana)Sarenza chez adidas originals 96BlancoDeportivas Yung SzVGqUMp

Tags: General // Añadir Comentario »

Un filósofo muy poco demócrata, y tampoco demasiado ético

Posted on 30-enero-2019 by areopago

Me han chocado profundamente las palabras hirientes, insultantes, llenas de desprecio y de pretendida, pero no demostrada, superioridad, con las que el gran profesor de Ética, Fernando Savater, ha obsequiado a los votantes de Podemos. No me lo podía, ni quería, creer. Después he leído una líneas desgarradas, con motivo de la muerte de su esposa Sara Torres, en el año 2015, y, si aun así no he podido aceptarlas, -“las palabras hirientes“-, de buen grado, he llegado, por lo menos, a entender.

“Lo peor es descubrir que nada se derrumba después de la hecatombe, que mañana habrá otro amanecer y sus ojos no estarán para gozarlo. Lo peor es ver que los días se dilatan en su ausencia, y que no hay dolor que pare el tiempo. Estamos condenados a vivir la pérdida. «El universo está acostumbrado a la muerte, los que no estamos acostumbrados somos nosotros»”. Desgarrado por la muerte de la que muy pocos sabíamos fue la mujer de su vida, de la que demuestra estaba profundamente enamorado, es bastante comprensible que le viniera, como un dolor, la idea de cómo se pueden morir personas como Sara, si el mundo está lleno de personas que dan señales de valer muy poco, señales equívocas, claro. Por un lado me reconforta que un hombre tan intelectual y sesudo como Savater se dejara atrapar por una pasión tan amorosa, entrañable y sin fisuras.

Dicho lo cual, así como me reconforta ese lado romántico y amoroso del filósofo donostiarra, me deja perplejo, me inquieta y desconcierta, que con los grandes niveles que demuestra poseer en las vertientes más decisivas de la persona, como son la razón y el corazón, sea, al mismo tiempo, tan despectivo, tan desconsiderado y tan insultante. Y no con un puñado insignificante de ciudadanos, sino con cinco millones de seres humanos, que, para un gran profesor y filósofo de Ética, solo pueden ser tan dignos y merecedores de respeto como él mismo.

Saco de este episodio, triste y desconcertante para mí, la lección de que todos tenemos que aprender, humildemente, a comportarnos democráticamente, que es el antídoto más eficaz contra la tentación, que cada vez se convierte más en tendencia, a sentirnos superiores, y a no dar ningún valor a las ideas diferentes de las nuestras. Algo, evidentemente, menos peligroso y determinante que el menosprecio a los que las profesan y proclaman, que es hasta donde ha llegado la expresión tan poco respetuosa y prepotente del profesor Fernando Savater.

Me he atrevido a calificar también de poco ética la hiriente expresión del profesor PrimeknitZapatillas para PrimeknitZapatillas Mujer adidas para Mujer Gazelle adidas Gazelle adidas PrimeknitZapatillas Gazelle SqMVpzUSavater. No hace falta llegar hasta la Ética cristiana, que él deja de lado, y tiene todo el derecho del mundo, pues no piensa, ni escribe, ni enseña Teología, sino Filosofía, en la que no cabe, por lo menos directamente, referencia alguna revelada. Por eso aunque a cualquier persona sensible le llama la atención y le apasiona el “amaros unos a otros, como yo os he amado”, del Evangelio, no es preciso llegar hasta esa cima. Basta con aceptar, y agradecer, que la Humanidad haya llegado, en nuestro tiempo, a descubrir, y proclamar, la indeclinable importancia de los derechos humanos, y tener conciencia de la dignidad y respeto que merece toda persona. También, las que votan a Podemos.

Jesús Mª Urío Ruiz de  Vergara

Tags: General // Añadir Comentario »

Los “obispos del sur de España” defienden (más corporativa, que eclesialmente) al obispo Zornoza

Posted on 29-enero-2019 by areopago

La revistas “Religión digital”, “Redes cristianas“, publicaciones locales de Cádiz, de la diócesis y del mundo laboral, han venido informando, hace ya meses, de la desastrosa gestión pastoral, y también humana y social, y hasta jurídica, del señor obispo de Cádiz, monseñor Rafael Zornoza.  De los despidos de trabajadores de la diócesis, sin las garantías jurídicas pertinentes, de la destitución fulminante del director de Caritas Diocesana, Juan Luis Torrejón Vargas, por reprochar al obispo el desvío, de aportaciones  ofrecidas para Caritas, a otras aplicaciones totalmente ajenas a la voluntad de donantes y bienhechores de la institución caritativa de la Iglesia, del ensañamiento contra el joven cura Antonio Jesús López García-Mohedano, párroco de Vejer,  al que don Rafael exigía que denunciara a un compañero, en contra de la ética y de la conciencia de Antonio José, de los chanchullos económicos tramados con la colaboración de su ecónomo, Sr. Diufain, del sufrimiento de familias enteras maltratadas, y hasta expulsadas, de locales  propiedad del obispado de Caritas, y de un sin número de actuaciones como mínimo antievangélicas, nada caritativas, y, al proceder de una institución eminentemente cristiana, como es un obispado, escandalosas. Pero no quiero hablar de las autoritarias, más que piadosas, actuaciones del obispo de Cádiz, (de las que podrán tener cumplido y veraz conocimiento accediendo al blog de Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares de la diócesis de Cádiz, a través de Religión digital (RD), sino de la actitud clara e injustamente gremial de los Obispos del Sur de España, que han publicado en los medios una carta en defensa de las actuaciones de Zornoza.

Por las informaciones que me han llegado, los obispos no han hablado con ninguna de las personas que he citado, víctimas, de alguna manera del clericalismo autoritario, bastante desatado en el obispado de Cádiz. Esta falta de diligencia informativa, cuando se espera que la información sea desfavorable o comprometedora, es cosa que no me cuesta nada creer. Ma ha tocado a mí vivir situaciones semejantes, con superiores eclesiásticos que, en su proceder, parecen estar por encima de toda sospecha, y que no necesitan explicar sus actuaciones, ni siquiera cuando las noticias desfavorables contrarias son nítidas, claras, innegables, y, lo que es más triste y desconsolador, cuando los que sufren la injusticia son otros clérigos, curas y diáconos, o seglares comprometidos enrolados en los trabajos pastorales de la Iglesia. Eso está pasando, como yo mismo presentaba en mi artículo de ayer de este mismo blog, en casos de pederastia clerical, como sucedió en Chile, que hasta consiguieron engañar, en un principio al papa Francisco. Bien es verdad que terminaron todos por tener que presentar la renuncia. Pero parece que nuestros obispos no aprenden, como tampoco han sacado ninguna lección de comportamiento de los relatos del Nuevo Testamento, en los que la sinceridad era palpable, hasta el extremo de llevar a los primeros fieles de la Iglesia a no ocultar sus miserias, ni entre ellos, ni para la posteridad, y ahí las vemos y leemos en las páginas neotestamentarias.

En la defensa de la verdad, y de la justicia, no puede haber corporativismos, ni sentido gremial, ni sentimiento de clases, ni niveles, ni cercanías o lejanías jerárquicas. Ayer hice un pequeño comentario de la 2ª lectura de la misa del 3º domingo del tiempo ordinario, que oímos anteayer, de 1ª Cor 12, 12-30. Nadie es más que nadie entre los miembros del cuerpo de Cristo, sino que cada uno ocupa un lugar en la misión de la comunidad, asignado libremente por el Espíritu de Dios, que nos transforma a todos en “sacerdotes”, por participación en el único y eterno sacerdocio de Cristo. Y cuando Pablo pasa a denominar por orden esos carismas que el Señor derrama sobre su Iglesia, no sabemos si por descuido, por inadvertencia, o por la poca o nula importancia que concede la eclesiología paulina a la jerarquía de los carismas, sitúa el “gobierno”, que también es un carisma, no lo olvidemos, en séptimo (7º) lugar. Todavía recuerdo el revuelo que armó el libro de Leonardo Boff  “Iglesia: Carisma y poder”, y como tuvo el autor tuvo que recordar al Vaticano que su libro que unía esos dos conceptos, Carisma y Poder, más esencial en la Iglesia el primero que el segundo, y para nada antagónicos, sino supletorios, no significaba una negación del carácter jerárquico de la Iglesia, sino una explicación teológica de la grandeza del Carisma y de los límites del Poder.

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara   

Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx

 

Tags: General // Añadir Comentario »

El cuerpo de Cristo (la Iglesia), y los miembros

Posted on 28-enero-2019 by areopago

La 2ª lectura del 3º domingo del tiempo ordinario, que leímos ayer, es profundamente esclarecedora en su descripción del papel del Espíritu en la Iglesia, y de la composición del cuerpo de la misma, y de los miembros.  La trascribiré en sus párrafos y líneas que mas interesan al objetivo de este artículo.

Pues del mismo modo que el cuerpo es uno, aunque tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, no obstante su pluralidad, no forman más que un solo cuerpo, así también Cristo. Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu. Así también el cuerpo no se compone de un solo miembro, sino de muchos. Si dijera el pie: «Puesto que no soy mano, yo no soy del cuerpo» ¿dejaría de ser parte del cuerpo por eso? Y si el oído dijera: «Puesto que no soy ojo, no soy del cuerpo» ¿dejaría de ser parte del cuerpo por eso? …
Ahora bien, muchos son los miembros, mas uno el cuerpo. Y no puede el ojo decir a la mano: «¡No te necesito!» … Dios ha formado el cuerpo dando más honor a los miembros que carecían de él, para que no hubiera división alguna en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocuparan lo mismo los unos de los otros. Si sufre un miembro, todos los demás sufren con él. Si un miembro es honrado, todos los demás toman parte en su gozo. Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y sus miembros cada uno por su parte. Y así los puso Dios en la Iglesia, primeramente como apóstoles; en segundo lugar como profetas; en tercer lugar como maestros; luego, los milagros; luego, el don de las curaciones, de asistencia, de gobierno, diversidad de lenguas.  ¿Acaso todos son apóstoles? O ¿todos profetas? ¿Todos maestros? ¿Todos con poder de milagros? ¿Todos con carisma de curaciones? ¿Hablan todos lenguas? ¿Interpretan todos? (1ª Cor 12, 12-30)

En primer lugar nos sorprende la identificación Iglesia-Cuerpo de Cristo-Cristo. Esa identificación instituyó, desde los albores de la Iglesia, la profunda e irrenunciable igualdad y dignidad entre todos los miembros de la Iglesia, que, cada uno en su sitio, y para cumplir su función, es miembro de Cristo: “vosotros sois el cuerpo de Cristo”. Esta profunda y exacta afirmación es la sentencia de muerte de todo tipo de clericalismo, y, posiblemente, de todo tipo de clero como institución. Además, no hay mas que recordar la expresión de la oración antes de la unción con el santo Crisma en el bautismo: “Dios todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que os ha liberado del pecado y dado nueva vida por el agua y el Espíritu Santo, os consagre con el crisma de la salvación para que entréis a formar parte de su pueblo y seáis para siempre miembros de Cristo, sacerdote, profeta y rey“. Es una magnífica oración, que revalida todo lo que la lectura de la 1ª carta a los Corintios nos había ya enseñado, y por eso me emociona que esa invocación antes de la unción crismal del Bautismo no haga rodeos, y afirme no solo que seáis para siempre miembros de la Iglesia, o del cuerpo de Cristo, sino que asegure, rotundamente, “y seáis para siempre miembros de Cristo”.

Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx
Este es el sacerdocio profundo, podemos denominar, ontológico, los textos litúrgicos lo llaman “real, pontifical, que hace puentes”, reservado solo a Cristo, y al que sus miembros, -de Cristo-, solo pueden pertenecer por participación del Señor. Convicción que convierte el “sacerdocio ministerial“, que tanto promulgamos y exaltamos los clérigos, en un sacerdocio puramente administrativo y funcionarial. Y tenemos que reconocer, con sinceridad y humildad, los presbíteros de la Iglesia, a los que se nos llama “sacerdotes”,RAYAS BLANCAS ADIDAS GAZELLE VERDES dQCxrtsh que el sacerdocio ministerial no es el más importante, ya que ni el mismo Jesucristo lo ejerce, sino que el sacerdocio que interesa es el que describe de manera tan bella el prefacio de la fiesta de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote: “Que constituiste a tu único Hijo Pontífice de la Alianza nueva y eterna por la unción del Espíritu Santo, y determinaste, en tu designio salvífico, perpetuar en la Iglesia su único sacerdocio”.

Si el que perpetúa la Iglesia es el único Sacerdocio, y no hay otro, porque es único, no podemos introducir un sacerdocio ministerial como signo del que la Iglesia perpetúa, pues no es preciso, ni necesario, sino solo favorece la confusión. Que es la que tuvieron los jerarcas de la Iglesia a mitades del siglo IV, quienes, por el efecto “llamada” de los sacerdotes de los ritos paganos, establecieron otro sacerdocio parecido al que todos los pueblos ejercen en sus religiones naturales, y que no hubo en la Iglesia hasta la fecha que he señalado. Así como es bueno recordar que no hay ni un texto, ni uno, en el Nuevo Testamento, (NT), en el que se llame sacerdote, en el contexto cristiano,  a una persona, o a cualquier ser humano: Solo Jesucristo merecía esa denominación. A partir de esa a), confusión, del peligro de ser considerado el Reino de Dios que Jesús predicó una Religión natural, o b), usurpación del sacerdocio participativo de todos los fieles, por el Espíritu Santo recibido en el Bautismo, y juntando esas dos desviaciones, confusión y usurpación, comienza en la Iglesia el terrible desvío y alejamiento de los valores evangélicos predicados por el Maestro.

En este inicio del Clero, y, por ende, del Clericalismo, en la Iglesia, nada concorde con la Palabra de Dios en el Nuevo Testamento, ni con la praxis de los tres primeros siglos de la Iglesia, se encuentran ya muchos de los abusos que irán apareciendo poco a poco, y jalonarán dramáticamente los siglos hasta la seria tentativa del Vaticano II para corregir ese desvío, que está demostrando ser muy difícil de enderezar. Y esta clara y patente superioridad del clero, de los mal llamados “sacerdotes“, sobre los simples sacerdotes por participación del único sacerdocio de Cristo, y recibida en el Bautismo, superioridad que se va reforzando y aumentando al subir los niveles jerárquicos, explica la denuncia, y la indignación, cada vez más frecuentes, y publicadas con más asiduidad, sobre la ocultación vergonzosa, y, ¡hay que decirlo, delictiva!, de casos de pederastia por parte de la Jerarquía. Y estas denuncias y ataques de indignación aparecen más en la Comunidad Eclesial, que no en el mundillo más ligado al mundo eclesiástico, y a las sacristías. Yo también me indigné al informarme, a través de Religión Digital, de tantos y tantos casos gravísimos, ocultados celosamente para “salvaguardar el honor y la honra de la Iglesia“, cuando los involucrados eran altos miembros de la Jerarquía, como si la Iglesia solo la formara, significativamente, la jerarquía. Y me acordaba del texto recogido más arriba, donde queda claro que el cuerpo de Cristo lo forman, por igual, todos sus miembros, los más encumbrados, y los más humildes y sencillos. Y que, como afirma la plegaria eucarística 5ª, “la Iglesia, santa y pecadora…”, nos enseña que no nos debe preocupar tanto la gloria y la honra de la Iglesia, sino la Gloria de Dios, y el bien de los hermanos, y de todos lo hombres. También de las víctimas inocentes de la pederastia clerical. Bien que, tanto humana, como evangélicamente, pasa por delante de la honra de la Iglesia, que como “misterio de Dios” en la tierra, nunca perderá su honra, cosa que puede suceder, y sucede, con la Iglesia institucional. Cuyo Gobierno no es tan importante como nos quieren convencer, no hay más que mirar el puesto que San Pablo le asigna en la lista que hemos visto más arriba, el de la 2ª lectura de la misa del domingo: lo coloca en el honradísimo 7º puesto   

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara

 

Tags: General // 1 Comentario »

Las ambigüedades de la Iglesia con el franquismo

Posted on 19-enero-2019 by areopago

(Redes cristianas ha publicado, con fecha de 19/2019, es decir, día de hoy, dos artículos, uno de Evaristo Villar, y otro de este escriba, del blog “El guardián del Areópago”, (¿De qué dos Españas hablan los obispos?, 14/01/19), Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBxya publicado en R21, y por la similitud, defendemos la misma tesis, pero el de Evaristo, con muchos mas detalles informativos, quiero facilitar a mis lectores su lectura).

Las ambigüedades de la Iglesia con el franquismo

Evaristo Villar          ene19/2019           

La exhumación de los restos de Franco ha tocado a la Iglesia católica. La Conferencia Episcopal Española oficialmente sigue guardando silencio y la diócesis de Madrid se ha puesto de perfil. La pregunta que se hace mucha gente es si la jerarquía católica no está perdiendo una ocasión de oro para desmarcarse de su vinculación histórica con el franquismo y romper con los nostálgicos que pretenden mantenerla “atada y bien atada” a un pasado nada edificante.

  1. La Iglesia católica en el franquismo. Sometimiento y utilización mutua

Un juicio que da qué pensar. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, refiriéndose al comportamiento de la jerarquía católica con referencia a su pasado franquista, se expresaba, meses atrás, en estos términos: “ha facilitado la beatificación de sus mártires en la Guerra Civil y ha mantenido un terrible silencio acerca de su colaboración con el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. Así como haber participado y formado parte de una terrible dictadura”. (La Vanguardia 18/03/2018). Esto da qué pensar.

Enfrentamiento con la República. La hostilidad de la jerarquía católica contra la II República es sobradamente conocida. Desde el 14 de abril de 1931, proclamación de la República y abandono del país del rey Alfonso XIII, hasta el 18 de julio de 1936, golpe militar, la jerarquía mantuvo un recio enfrentamiento con la nueva clase política integrada por socialistas y pequeño burgueses que sustituyeron al antiguo régimen.

Alineados al bloque opositor de derechas, —formado por Comunión Tradicionalista (Requetés), Renovación Española (nostálgicos de la monarquía) y Falange Española—, un grupo de obispos, liderados por el cardenal SEGURA, primado de España, e Isidro GOMÁ, —obispo de Tarazona y luego sustituto de Segura en la diócesis primada de Toledo—, mantuvo un duro enfrentamiento con el Gobierno de la República. Discrepando de la misma orientación de Roma, los jerarcas españoles vieron en el Gobierno republicano un decidido empeño por quebrar el vínculo, que ellos consideraban “natural”, entre el pueblo y la religión católica. Y, consiguientemente, se aliaron con el grupo opositor. Testigo de esta alianza fue la Carta pastoral del 1 de mayo de 1931 del cardenal Segura llamando a la movilización masiva contra el Gobierno republicano. Motivo por el cual perdió la diócesis de Toledo y se ganó la expulsión del país.

Cabe señalar, por lo que supone para alimentación del conflicto, la aprobación por la Cortes Constituyentes, el 9 de diciembre de 1931, de la Constitución de la II República. En este importante documento se establece que “el Estado no tiene religión oficial” (art 3); que “no podrán ser fundamentos de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las religiosas” (art. 25); que “una ley especial regulará la total extinción, en un plazo máximo de dos años, del presupuesto del clero” (art. 26); y que “la enseñanza será laica” (art.48).

Fusión con el franquismo. Apenas iniciada la guerra, el 30 de septiembre de 1936, Enrique PLA I DENIEL, obispo de Salamanca, publicó su famosa carta pastoral Las dos ciudades, donde define la guerra como “una cruzada por la religión, por la patria y por la civilización”. Pocos días después “entregó su pectoral, su anillo y un donativo a la suscripción nacional y su palacio episcopal a Franco que lo utilizó de Cuartel General durante su estancia en Salamanca” (José María García de Tuñón Aza, Pla y Deniel el obispo de la cruzada, en el Catoblepas 115:9 (2011). Por su parte, el cardenal Gomá, con el beneplácito de Franco, organizó en este mismo año 1936, una colecta entre los católicos españoles con el fin de reconstruir los templos y lugares de culto destruidos o saqueados en las zonas liberadas por el ejército nacional. Además de la aportación económica, la colecta suponía para el bando golpista una buena propaganda hacia los católicos europeos que, desde los estragos causados por la Legión Cóndor en Durango y Guernica, no estaban viendo con buenos ojos que se pretendiera cubrir “con una máscara de Guerra santa lo que, en realidad, estaba siendo una guerra de exterminio”.

Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx

Preocupado por esta mala imagen en el exterior, Franco se reunió en Burgos el 10 de mayo de 1937 con el cardenal Gomá para reclamar del episcopado español que pusiera “la verdad en su punto” y se la diera a conocer al episcopado mundial. A los pocos días, el cardenal, junto con el borrador de una carta, pedía a los obispos “leerlo con toda detención” y responder “cuanto antes” para “dar autorizadamente nuestro criterio sobre el movimiento nacional y, especialmente, reprimir y contrarrestar las opiniones y propagandas adversas que, hasta en un gran sector de prensa católica, han contribuido a formar en el extranjero una atmósfera totalmente adversa al mismo”. La carta, apoyada por todo el episcopado español, no fue, sin embargo, firmada por el cardenal de Tarragona, VIDAL I BARRAQUER, ni por el obispo de Vitoria, Mateo MÚGICA. Ambos tuvieron que emprender luego el camino del exilio. La causa de la guerra, para esta Carta Colectiva, no fue el golpe de Estado. El motivo hay que buscarlo en los legisladores de 1931 y en el poder ejecutivo que “se empeñaron en torcer bruscamente la ruta de nuestra historia en un sentido totalmente contrario a la naturaleza y exigencias del espíritu nacional, y especialmente opuesto al sentido religioso predominante en el país”. Alfonso ÁLVAREZ BOLADO, reconocido investigador del nacionalcatolicismo, destaca las tres limitaciones mayores que, a su juicio, afloran en este texto del episcopado: su trivialización del conflicto social latente, dada la tradicional vinculación de la jerarquía católica con las derechas políticas; su simplificación del problema vasco y su disimulo de la represión franquista, debido a su complicidad con el bando golpista (Jesús López Sáez, Memoria histórica. ¿Cruzada o locura, p 34). Desde estos breves datos, resulta difícil no advertir complicidad entre la jerarquía católica y el bando militar franquista. Complicidad que se irá profundizando posteriormente en la gestión de la paz, impuesta con violencia, durante 40 años. De la fusión a la utilización mutua. La tragedia no acabó con el final de la guerra. Decenas de miles de “rojos”, en virtud de la Causa General, fueron fusilados, presos, desaparecidos o exiliados. Durante casi 30 años –entre el Decreto del 26 de abril de 1940, que persigue “los hechos delictivos cometidos en todo el territorio nacional durante la dominación roja” y el Decreto-Ley 10/1969, que considera ya prescritos los delitos anteriores al 1 de abril de 1939– se sometió a la población vencida al silencio y a trabajos forzados, a la cárcel y la muerte. Tampoco faltó la comedia, como en la introducción del general bajo palio en la Iglesia. El 20 de mayo de 1939, un día después del desfile de la victoria y en un acto cargado de simbolismo, Franco se acercó a la Iglesia de Santa Bárbara en Madrid para entregar su espada vencedora al Cristo de Lepanto. A la puerta lo recibe el obispo de la capital, Leopoldo EIJO Y GARAY, y le ofrece agua bendita en hisopo de plata. Luego, al son del himno nacional, es introducido en el templo y llevado bajo palio por miembros de su gobierno hasta el presbiterio, donde desenfunda su espada victoriosa y la ofrece al Santo Cristo. Inmediatamente después, cae de rodillas ante el cardenal Gomá, que lo bendice y ambos se funden en un abrazo. ¡Glorioso final para un sainete, si no fuera tan escandalosamente irreverente! La unión del trono y el altar en pocas ocasiones ha brillado con tanta magnificencia. El abrazo final, con el que se cierra la estrecha colaboración durante la guerra civil, abre la puerta a la restauración típica de la confesionalidad del Estado durante el nacionalcatolicismo. Así se declara oficialmente en dos documentos, de indudable valor, emanados durante la dictadura. El Foro de los Españoles del 17 de julio de 1945 donde se proclama que “La profesión y práctica de la Religión Católica, que es la del Estado Español, gozará de la protección oficial. Nadie será molestado por sus creencias ni el ejercicio privado de su culto. No se permitirán otras ceremonias ni manifestaciones externas que las de la Religión Católica” (art. 6º). Y esto mismo es ratificado posteriormente y de forma más solemne en el apartado II de la Ley de Principios Fundamentales del Movimiento del 17 de mayo de 1958: “La Nación española considera timbre de honor el acatamiento de la Ley de Dios, según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional, que inspirará su legislación”. Esto por parte del Estado.

Por parte de la Iglesia católica desde la clave meramente sociológica se puede concluir, siguiendo a Rafael DÍAZ-SALAZAR, que la fusión entre la cultura política del franquismo y la cultura religiosa del nacionalcatolicismo se apoyaron mutuamente y ambas salieron beneficiadas en sus propósitos. Las relaciones institucionales entre la iglesia y la dictadura, a pesar de los conflictos religiosos deslegitimadores en la década de los setenta, se legitimaron mutuamente; la percepción que un colectivo tenía del otro posibilitó que el régimen se sirviera políticamente de la religión como de “un factor básico” para construir y preservar su orden social, y la iglesia jerárquica para que religiosamente se sirviera de la política franquista como “soporte” de su proyecto de recatolización de España, roto por el proyecto laico de la II República; y estratégicamente, si el régimen franquista utilizó a la institución religiosa “para socializar y someter políticamente al pueblo”, la religión utilizó al poder político para la socialización religiosa del nacionalcatolicismo. (Rafael Díaz-Salazar, Nuevo socialismo y cristianos de izquierda, p.17 y ss.

  1. Desde los datos que iluminan el pasado al problema que oscurece el presente

El conflicto surgido en estos días a propósito de la exhumación de los restos de Franco de Cualgamuros y su inhumación en una sepultura privada en la cripta de la Almudena ha puesto en jaque al Gobierno y a la misma Iglesia. Se ha dicho que es una jugada maestra de la familia del dictador –a la que la sociedad española nada tiene que agradecer–. El Gobierno tiene la llave en sus manos, porque los intereses particulares siempre están sometidos a un bien mayor: el común y público, el respeto a las víctimas, la dignidad de la ciudadanía y de la democracia.

Y la Iglesia católica, ¿nada tiene que ver en este asunto? El cardenal arzobispo de Madrid –máximo responsable de la diócesis y de la catedral de la Almudena donde “hay una propiedad de Franco” y la familia quiere inhumar sus restos– se ha desentendido públicamente como si nada tuviera que ver en este asunto. Ante la reiterada pregunta de los medios, se ha limitado a repetir con pequeñas variantes los mismos argumentos: que “la Iglesia acoge a todas las personas”; que, “como cualquier cristiano (Franco) tiene derecho a enterrarse donde ellos (sus familiares) crean conveniente”; y que, en consecuencia, “no es un problema de la Iglesia, sino del Gobierno y de la familia”.

Con este tipo de evasiones, a mi juicio, 1º), se trivializa el problema; 2º), se absolutiza la propiedad privada; 3º), y se acaba normalizando cristianamente al dictador.

1ª Se trivializa el problema cuando se afirma que en la inhumación del dictador en la Almudena nada tiene que ver la Iglesia. Yo más bien creo que, como propietaria, la iglesia tiene mucho que decir. Y no solo contra la supuesta identidad cristiana de Franco, ni por la división que este asunto está causando ya entre los fieles católicos. De mayor peso es el “escándalo público” que dará al mundo la Iglesia católica al estar custodiando en su recinto los huesos de un sujeto que, además de los crímenes de lesa humanidad de los que es responsable, representa justamente valores contrarios a la democracia y a la reconciliación que ella misma predica. No se puede trivializar de este modo un tema tan grave que cae bajo la fortísima denuncia del escándalo que hacen todas las versiones del Evangelio (Mc 9). Desentenderse de él supone pérdida de memoria, sacrilegio y hasta el desprecio por las víctimas –muchas de ellas católicas: seglares, sacerdotes, religiosos y religiosas–. La jerarquía católica haría bien en aprovechar este momento para hacer justicia y reconciliarse con la verdad de la historia.

2ª En segundo lugar, se está absolutizando la propiedad privada contra la Doctrina Social que la Iglesia oficialmente profesa. Una línea bien importante de la argumentación del arzobispo Osoro se apoya tácitamente sobre el carácter absoluto de la propiedad privada. ¿Qué puede decir la Doctrina Social de la Iglesia al respecto?

La respuesta es contundente y clara. Desde los Santos Padres, pasando por Santo Tomás y la escolástica hasta llegar al siglo XX –con la Gaudium et Spes del Vaticano II–, mayoritariamente diría que se trata de una postura desafortunada y en nada acorde con la tradición mantenido durante siglos. Cuando hay litigio entre el interés común y el particular la suerte cae sobre el primero; cuando se trata de la alternativa entre el destino común de los bienes y la propiedad privada la opción es siempre en favor de la primera alternativa.

Una tumba en propiedad en la Almudena es evidente que tiene unos derechos. Pero, por estar enclavada en un espacio público (iglesia con culto público), estos derechos están supeditados a otros de mayor rango, los comunes y universales. Los clásicos, refiriéndose a los derechos que acompañan a la propiedad privada, afirman rotundamente que no son “exigidos por la naturaleza ni por la ley de Dios”, sino que nacen del derecho positivo o “ad gentes” (como los llama Santo Tomás). Y, en consecuencia, serán legítimos siempre que respeten y respondan al destino originario de los bienes “que es común a todos”.

Por si no fuera suficiente, la doctrina Social de la IglesiaRosa Samba para ORIGINALS Zapatillas Mujeres Rose ADIDAS Qsdtrh, siguiendo a los clásicos, todavía pone en manos del cardenal Osoro otra herramienta importante. Se trata de la “epikeia” o la capacidad hermenéutica que el legislador deja al buen criterio del intérprete para liberarse del dominio de la letra –cuando la gravedad del caso o el interés público lo requieren– y ser más fiel al espíritu de la ley.

3ª Normalización cristiana del dictador. Visto objetivamente, “por sus frutos los conoceréis” (Mt 7,16), Franco no puede ser tratado “como cualquier cristiano”. No se puede normalizar cristianamente la conducta de un general golpista; que desencadenó un guerra fratricida contra la legalidad establecida en la que murieron violentamente cientos de miles de personas; que, finalizada la guerra, siguió con las ejecuciones de los vencidos, las desapariciones y expulsiones; que, fruto del odio, sembró el terror y el genocidio durante 40 años de dictadura. Quien así actuó no fue un cristiano normal, por más que estuviera bautizado, entrara bajo palio en las iglesias, y convirtieran su guerra en un “cruzada”. La conducta de una figura así es justamente la contraria de la moral cristiana. Los primeros seguidores de Jesús de Nazaret entendieron perfectamente que el mandato que de él habían recibido no era la imposición por la práctica sistemática de la violencia. Muchos de ellos perdieron la vida por negarse a integrar las legiones del Emperador. Entendieron perfectamente que lo de Jesús era justamente lo contrario, el amor convivencial del que son testigos los evangelios: “Os doy un mandato nuevo: que os améis unos a otros; igual que yo os he amado, también vosotros amaos unos a otros” (Jn 13, 34). Un amor que llega hasta los mismos enemigos: “A vosotros los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian” (Lc 6,27).

Trascrito de “Redes cristianas”, para “El guardián del Areópago”.

 

Tags: General // 1 Comentario »

¿De qué dos Españas hablan los obispos?

Posted on 14-enero-2019 by areopago

El secretario general de la ConferenciaAdidas Mujer Zapatos 15 FgAg Fútbol 2 De X BlancasShock zVUMpS Episcopal, Luis Argüello, declaro 3l día 12 de este mes de enero, que la Iglesia desea que el asunto de la exhumación-inhumación de los restos de Francisco Francono fuera una ocasión para abrir de nuevo la herida de las dos Españas”. La pregunta es a qué dupla de Españas se refiere, porque tenemos varias. Intentaré enumerar algunas.

1ª) dupla: La España de los vencedores, y la de los vencidos. Se habla con frecuencia de los desmanes y violencias que se dieron, y otra cosa sería imposible, en la guerra civil española de 1936-1939. La frecuencia de injusticias, acciones crueles, abusos, rencillas, venganzas, dolor, lágrimas y sangre es absolutamente algo que se espera en una guerra entre hermanos y vecinos. A mí me resulta una desviación, a veces no pensada, otras de propósito, para huir de otra realidad que se dio en nuestro país: el largo, tenebroso, violento, injusto, y totalmente innecesario  período   de casi cuarenta años, 1939-1975, de dictadura y opresión de los vencedores de la guerra sobre los vencidos. Y esta prolongación de la contienda no es absolutamente fruto de la misma, sino del mal hacer, y pésima gestión, de los vencedores. Después de tres años de guerra y destrucción, habiéndose perdido en la práctica tres cosechas, un país empobrecido, diezmado y agotado, lo que espera, sueña, y necesita, es un largo tiempo de paz, de sosiego, y de curación de las heridas. Esto sucedió, por ejemplo, en la guerra civil norteamericana, entre el norte, social y políticamente progresista, y el sur, esclavista, y con una población socialmente dividida por la terrible desigualdad producida por la plaga social de la esclavitud. Como era de esperar, y como decimos en español, sucedió, al acabar la guerra, lo de “a río revuelto, ganancia de pescadores”, con gente desaprensiva, sanguinaria y violenta, pero únicamente en el sur, aprovechando el caos del fin de la guerra para enriquecerse y lucrar desmedidamente. Pero esta actitud nunca tuvo la venia o aquiescencia de las autoridades federales de la nación, ni miraron para otro lado, sino que procuraron, con un estilo de gobierno, y con actuaciones útiles, y una legislación adecuada, cortar el que, gracias a Dios, fue un pequeño período de desorden en los estados “Confederados” , pero ninguno de los vencedores proclamó: “Hemos vencido la contienda civil, aprovechemos para imponer nuestra autoridad y sojuzgar a los vencidos del Sur”.  Supongo que nuestros obispos no se referirán a estas dos Españas que ellos ayudaron a crear, halagando hasta la impudicia al tirano general jefe golpista de una de las dos partes contendientes, dedicándole una escandalosa reverencia religiosa, con la obscena actitud de hacerlo entrar bajo palio en terreno sagrado. Y si tienen mido de que se abra otra vez la herida es que, durante la democracia, lo hemos hecho muy mal, también la Iglesia institucional, porque si se puede abrir la herida es que no está ni desinfectada ni cicatrizada, después de cuarenta y tres años de la muerte del dictador. Y los obispos, antes de pensar en el miedo a la resurrección de las dos Españas, que nunca han estado muertas, pensaran seriamente si es de justicia, humana y evangélica, que mientras Franco descansa en un imponente mausoleo, a los pies del altar, los de la otra España, de los vencidos, tienen que buscar a sus muertos, con todas las trabas posibles del último Gobierno del PP, y de la magistratura, que si no son franquistas, se empeñan en demostrarlo.

2ª), la España de los católicos, y la de los indiferentes hacia la Iglesia. Estas dos Españas siempre han coexistido, soterradas, pero mezcladas y revueltas. Pero nuestros obispos evitaron eficazmente que durante los 38 años de la posguerra, y dictadura franquista, se pudiera constatar la presencia de esas dos maneras de ser y sentirse españoles. La instauración del nacional-catolicismo, y el Concordato con la Santa Sede enterró bajo tupidas capas de tierra la España de los indiferentes y de los hostiles hacia la Iglesia. ¿Quién iba a osar señalarse en ese sentido, si el Derecho Canónico de la Iglesia tuvo carácter de ley oficial del Estado Español, y hasta por no ira Misa el Domingo te echaban el ojo, y la Guardia Civil te podía visitar en casa, o si el baile, hasta el de plaza pública, era prohibido si el obispo de la diócesis tenía alergia al mismo? Esto último ocurrió en mi provincia de Navarra, por ejemplo, y he oído hablar mucho de eso en mi niñez. Mucha gente con la que hablo, personas mayores, que recuerdan entristecidos los inacabables años de la posguerra, admiten ahora, con la mayor libertad que gozamos, que esa actitud de la Iglesia oficial provocó que sus hijos y nietos, en la práctica, hayan apostatado de la Iglesia, como Institución. (Y el siguiente apartado, otra perspectiva de dos Españas, también ayuda mucho al desafecto, por decirlo con mucha suavidad, de las nuevas generaciones hacia la comunidad eclesial oficial.

3ª), la España de los opulentos, y la de los trabajadores. Evidentemente, en este apartado eminentemente sociológico, voy a resumir mucho, intentando, de todos modos, que quede claro lo que quiero decir. Se suele decir que en España, durante siglos, no ha habido clase media, sino solo dos clases significativas: las de los poderosos y ricos, y la de los pobres trabajadores. Estos últimos, siempre, muy mal pagados. Y también es opinión bastante común y repetida, que fue en los últimos años del franquismo, en la que cogobernaron los tecnócratas del Opus Dei, en los que se creó una incipiente clase media española, que, se incrementó,  y parecía que se asentaba definitivamente con la Democracia. Y he afirmado “parecía”, porque así fue hasta que las políticas neoliberales, no solo de España, sino de la Unión Europea, han hecho, o mejor, están haciendo, que la clases media en nuestro país se vaya, diluyendo. Y que el problema del paro, con lo grave que es, está siendo  superado por la mala retribución de trabajos temporales, con poca cobertura de seguridad social, y unos emolumentos generalmente raquíticos. Hoy, tener un trabajo como suele ser el actual, no hace salir a nadie, en general, de la pobreza. Pero no olvidemos que estoy hablando de los, y para los obispos, sobre todo. Y aquí tenemos que trazar la línea divisoria de las dos vertientes desde las que podemos enfocar el trabajo pastoral de los obispos: una, que es la que siguen la mayoría de los prelados, y la Conferencia Episcopal Española, (CEE), que consiste en pastorear a las ovejas que están en el redil, sin ir a buscar a la perdida, ni preocuparse de los problemas temporales de sus fieles, tengan o no que ver directamente, con el mundo de la Revelación sobrenatural; y otra, que es la que todos los días proclama el papa Francisco, y que nuestros obispos parecen dejar de lado, o directamente dejan de lado, que consiste en preocuparse de los problemas humanos, sociales, económicos, laborales, culturales, políticos, de sus fieles, y ejercer, sin dudas y sin miedos, su misión profética. ¿Alguien recuerda algún pronunciamiento, o declaración institucional, como Conferencia Episcopal, de la Iglesia en España, denunciando las reformas laborales tanto del partido del PSOE en el poder, como la última del PP, todavía bastante peor, según todos los agentes sociales y laborales, pero las dos nefastas para los trabajadores? Pues en casos parecidos, los episcopados de Francia, Alemania, Holanda, Brasil, y hasta el de EE.UU, lo han hecho, con mayor o menos energía. Todavía está en la memoria de los cristianos europeos con sensibilidad evangélica, y “francisca”, permítaseme este adjetivo neológico, y no sé si este también lo es, de la reprimenda, fraterna, pero enérgica, de los obispos alemanes a su canciller Ángela Merkel, recordándole que las políticas económicos que propugnaba Alemania para la Unión Europea irían dejando a muchos pobres por en el camino. Nos gustaría que nuestros obispos también se remangaran, y pusieran por delante, como eminentemente más importante, y más evangélica, la suerte humana y social de sus fieles, que poner, o no, en riesgo la continuidad de los acuerdos de la Iglesia española con el Vaticano. Hace tiempo, en mi opinión, que éstos deberían haber desparecido. Pero nuestros obispos parecen no estar preocupados en mantener esta última antinomia de las dos Españas, la de los opulentos, y la de los empobrecidos.

Para acabar: no es nada difícil percibir el parentesco entre esta “trilogía de dos Españas”, y que en realidad se pueden identificar: la España de los vencedores-católicos convencidos-opulentos, y la de los vencidos-indiferentes y agnósticos-empobrecidos. Y aquí, cabe la pregunta: ¿La exhumación-inhumación de los restos de Franco, puede provocar que se abra otra vez la herida de estas varias dos Españas, que, como vemos, y si somos sinceros admitiremos, nunca se ha cicatrizado, fenómeno del que es altamente responsable, durante siglos, y también recientemente, la Iglesia institucional española?

con Camiseta de fondo logo adidas negra sobre Originals cuadrado AO0754 yvmwN8nO0

Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara                  

 

Tags: General // Añadir Comentario »

Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx

70 años encubriendo los detestables y terribles delitos del fundador de los “Legionarios de Cristo”, ¡qué titulito!, Marcial Maciel

Posted on 7-enero-2019 by areopago

(más…)

Tags: General // Añadir Comentario »

¡Qué vergüenza de NO homilía, en la misa televisada por TVE!

Posted on 30-diciembre-2018Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx by areopago

(más…)

Tags: General // Añadir Comentario »

Página siguiente »
    • RSS Subscription

  • Calendario

    en de adidas rayas pantalones de chándal 3 negro f67gyYbv
    febrero 2019
    L M X J V S D
    « Ene  mujer zapatillas adidas adidas venta venta mujer zapatillas W2YEID9H  
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728  
  • Pages

    • ¿Quién es el Guardián del Areópago?
    • El guardián del Areópago
    • El terrible peligro de los dueños de la verdad
  • Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx
  • Categorías

    • Biblia (43)
    • Cine (2)
    • Concilio VAticano III (2)
    • Cultura (124)
    • Derecho (22)
    • Eclesiología (55)
    • Economía (9)
    • Espiritualidad (35)
    • Ética (61)
    • Evangelización (2)
    • Filosofía (29)
    • GeneralZAPATILLAS PARA HOMBRE ADIDAS RUNNING NEGRO DURAMO 9 jLSqUzMGVp (1.695)
    • Historia (33)
    • Libertad (16)
    • Liturgia (15)
    • Oración (1)
    • Pastoral (21)
    • Personal literario (12)
    • Política (188)
    • Psicología (9)
    • Reforma (6)
    • Religión (345)
    • Social (404)
    • Solidaridad (7)
    • Teología (50)
  • Archivos

    • febrero 2019
    • enero 2019
    • diciembre 2018
    • noviembre 2018
    • octubre 2018
    • Adidas COMPZapas COMPZapas Adidas Lendl Lendl Ivan Ivan qSMpUzV
    • septiembre 2018
    • agosto 2018
    • junio 2018
    • mayo 2018
    • abril 2018
    • marzo 2018
    • febrero 2018
    • enero 2018
    • diciembre 2017
    • noviembre 2017
    • adidas boost 1db1b ultra negro new italy 8826b nOv80Nmyw
    • octubre 2017
    • septiembre 2017
    • agosto 2017
    • julio 2017
    • junio 2017
    • mayo 2017
    • abril 2017
    • marzo 2017
    • febrero 2017
    • enero 2017
    • diciembre 2016
    • noviembre 2016
    • octubre 2016
    • septiembre 2016
    • agosto 2016
    • julio 2016
    • junio 2016
    • mayo 2016
    • abril 2016
    • marzo 2016
    • febrero 2016
    • enero 2016
    • diciembre 2015
    • noviembre 2015
    • octubre 2015
    • septiembre 2015
    • agosto 2015
    • julio 2015
    • junio 2015
    • mayo 2015
    • abril 2015
    • marzo 2015
    • febrero 2015
    • enero 2015
    • diciembre 2014
    • noviembre 2014
    • octubre 2014
    • septiembre 2014
    • agosto 2014
    • julio 2014
    • junio 2014
    • mayo 2014
    • abril 2014
    • marzo 2014
    • febrero 2014
    • enero 2014
    • diciembre 2013
    • noviembre 2013
    • octubre 2013
    • septiembre 2013
    • agosto 2013
    • julio 2013
    • junio 2013
    • mayo 2013
    • abril 2013
    • marzo 2013
    • febrero 2013
    • enero 2013
    • Shoes MujerAdidas Superstar Adidas for WomenMenKids TJu1lFc3K
    • diciembre 2012
    • noviembre 2012
    • octubre 2012
    • septiembre 2012
    • agosto 2012
    • junio 2012
    • mayo 2012
    • abril 2012
    • marzo 2012
    • febrero 2012
    • enero 2012
    • diciembre 2011
    • noviembre 2011
    • octubre 2011
    • septiembre 2011
    • agosto 2011
    • julio 2011
    • Essentials Muletón Detalles Deporte Azul Tamaño Adidas Mediano Hombre Linear Bolsa Núcleo de 8ZOknPNX0w
    • junio 2011
    • mayo 2011
    • abril 2011
    • marzo 2011
    • febrero 2011
    • enero 2011
    • diciembre 2010
    • noviembre 2010
    • octubre 2010
    • septiembre 2010
    • agosto 2010
    • julio 2010
    • junio 2010
    • mayo 2010
    • abril 2010
    • marzo 2010
    • febrero 2010
    • enero 2010
    • diciembre 2009
    • noviembre 2009
    • octubre 2009
    • septiembre 2009
    • agosto 2009
    • junio 2009
    • mayo 2009
    • abril 2009
    • adidas BlancasNegras Smith Stan S75076 5Ajq3Rc4LS
    • marzo 2009
    • febrero 2009
    • enero 2009
    • diciembre 2008
    • noviembre 2008
    • octubre 2008
    • septiembre 2008Predator 19INZapatilla fútbol adidas Tango de Sala dCoerBx
    • agosto 2008
    • julio 2008
    • junio 2008
    • mayo 2008
  • Blogroll

    • WordPress.com
    • WordPress.org
  • Meta

    • Registrarse
    • Acceder